Más calidad educativa



La Educación es una de las piedras angulares que ayudan a construir sociedades mejores. Como universitarias y universitarios, creemos que apostar hoy por una Educación pública, de calidad y accesible para todas y todos es más necesario que nunca. Vivimos un momento de devaluación de la vida académica y de desprecio por las Humanidades y las Ciencias Sociales en el que cada vez es más difícil acceder a una buena formación. Desde Tiempos Modernos vamos a pelear para conseguir una mejora progresiva de la calidad educativa de los distintos títulos ofrecidos por la Facultad (grados, licenciaturas y másteres), así como por aumentar la oferta de conferencias, charlas y cursos formativos extraoficiales.

Los espacios de representación estudiantil de Junta y Claustro son fundamentales para hacer llegar nuestras propuestas a la totalidad de la comunidad universitaria y alcanzar progresivamente los objetivos propuestos. Desde la Asociación Universitaria Tiempos Modernos nos comprometemos a defender en ambas instituciones los siguientes puntos:
  1. Reclamamos la posibilidad de matricularse eligiendo libremente el horario y el profesor o profesora. El actual sistema de matriculación nos obliga a seleccionar todas las asignaturas de cada curso en un mismo grupo y subgrupo, sin poder elegir directamente el profesor y el horario que mejor convenga o más interese en cada caso. Esto genera problemas a estudiantes que tienen asignaturas de varios cursos o que deben compatibilizar los estudios con horarios laborales u otras obligaciones. Facultades similares a la nuestra, como Filosofía y Filología o Ciencias Políticas, ya funcionan con este sistema.
  2. Apostamos por un plan de estudios más participativo, en donde los intereses intelectuales y académnicos del alumnado estén representados. Por ello, llevaremos a Junta de Facultad la demanda de que la oferta de optativas de itinerario de grado (4º curso) sea ampliada para dar cabida a las propuestas del estudiantado. Este cambio no sólo significaría un aumento de la participación y el compromiso académico del alumnado, sino que permitiría a la Facultad ofrecer una mayor y mejor especialización.
  3. Exigimos el buen aprovechamiento de las clases práticas, con un aumento de la calidad y cantidad de salidas culturales y trabajos de campo. Consideramos indefendible el uso que actualmente se hace de la mayoría de estas horas, y consideramos que en las carreras que se imparten en la Facultad, estrechamente vinculadas con la cultura, es fundamental  para los estudiantes adquirir conocimientos prácticos de este modo.
  4. En relación con el punto anterior, proponemos potenciar el uso de las trincheras de la Guerra Civil situadas tras nuestra Facultad para realizar prácticas de los grados de Arqueología y de Historia.
  5. Abogamos por retomar la obligatoriedad de las evaluaciones docentes. Hacer obligatoria la evaluación de las clases de profesores y profesoras, como lo era hace unos años, constituye una garantía de que la opinión del estudiantado es escuchada en los respectivos departamentos.
  6. Apostamos por una puesta en valor de la figura de las y los representantes de estudiantes en los departamentos. Para ello, crearemos mecanismos de control de los mismos y de socialización de la información para asegurar que todo el alumnado pueda enterarse de lo que se habla en las reuniones y para evitar que dichos representantes respondan únicamente ante sus propios intereses personales.
  7. Creemos en la necesidad de impulsar la participación y el progreso de jóvenes investigadores, facilitando además el acceso de las y los estudiantes al mundo de la investigación. En este sentido, fomentaremos cauces que permitan la publicación de artículos de investigación escritos por alumnas y alumnos de la Facultad en las revistas de los departamentos.

Por otra parte, estimamos que no es sólo es conveniente fomentar medidas relacionadas con el modelo de enseñanza sino que recalcamos la urgencia de desarrollar mecanismos que permitan que las futuras y actuales estudiantes puedan cursar con seguridad sus estudios universitarios. Por esta razón, nos posicionamos a favor de la bajada de las tasas y de la creación de un fondo de emergencia para becas (propuesta lanzada en el encierro de Rectorado de finales del curso pasado), instando a su debate y aplicación en el Claustro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario